octubre 03, 2005

Sobre los críos y sus progenitores

Los hermanos Reilly hemos estado aislados es un retiro espiritual, donde con éxito hemos logrado aislar a la pequeña Lucia de un ataque de amnesia social, donde casi se deja arrastrar por alguna (imperdonables) tradiciones de los yuppies que vician al mundo. Cornelius y yo la hemos hecho entrar en razón y esperamos que pronto se incorpore a esta cruzada electrónica por el buen gusto y la inteligencia global.

El tema con el que quiero ilustrar sus nubladas existencias hoy está relacionado a los niños, esas pequeñas masas de potencial mental tirado al bote por la mayoría de los pseudo-humanos. Para medir el IQ (coeficiente intelectual) de una criatura basta ver a los entes biológicos que dieron origen a su contrariada existencia. Usualmente por su comportamiento puede uno saber cuanta planificación existió en su procreación y la cantidad de apoyo intelectual que tuvo en su entorno familiar. Detras de todo crío escandaloso y despilfarrador de decibeles siempre hay una madre atontada por la falta de potasio en su dieta y un padre demasiado hundido en los vicios y azares de la sociedad como para que le importe.

Gritan, golpean todo lo que se les atraviese, quieren tocar y destruir todo lo que brille o les active su ingenua y casi primal curiosidad. Sus no-evolucionados padres, en un despliegue de idiotez solo comparable a dispararse un revólver en el trasero, les regalan todo tipo de juguetes sonoros para la desgracia de todo el que tiene oidos.

Y ante todo SIEMPRE corren como locos.Es por eso que nunca desprecio la oportunidad de hacer zancadillas a los niños que corren de un lado a otro como poseidos por un demonio de infancia en lugares públicos. Claro, cuando sus padres no vean (mi delicado sistema nervioso no podría soportar el escándalo de semejantes subnormales) y siempre argumentando "estos niños de ahora, nunca ven por donde van en sus correrías". Un placer que todo justiciero de las buenas costumbres debe permitirse de vez en cuando.

..en especial cuando llevan un helado recién comprado en la mano: el nirvana de la pacificación infantil.

septiembre 26, 2005

Manual alternativo para conseguir trabajo

Uno de los principales retos a los cuales debe someterse un genio en su meta de lograr mezclarse entre la sub-especie humana es esa aberración social anti-natura denominada… trabajo . El trabajo en los genios no produce otra cosa que no sea estancamiento intelectual, desvía al genio de su principal labor que es la de hacer un aporte relevante al resto de los mortales.

Sin embargo usted, necio, puede hacer como nosotros los genios y tornar esta aberración en algo positivo para sus congéneres. Son muchas las cosas positivas que puede hacer, pero hoy solo haremos un estudio de una entrevista típica comparada a aquella que respondería un genio.

P: Cual era su materia favorita en la Universidad?
La hipocresia social indica que la respuesta indicada debe ser algo relacionado con la posición a la cual usted está aspirando.
La respuesta de un genio sería: Todas las materias aburridas, me daban la oportunidad de salir a discernir con otros pocos seres pensantes sobre diferentes maneras de ampliar nuestro intelecto, una de ellas son los juegos que implican cálculos mentales o que llevan a estudiar la psicología del adversario, actividades por ende mucho más útiles que los cursos enseñados por necios.

P: Porque no obtuvo mejores resultados en la Universidad?
Un necio daría como excusa que estuvo involucrado en actividades extracurriculares que incluso le llevaron a ganar algunos premios.
Infeliz mortal! La respuesta de un genio sería: Lo hice a propósito, no quería ser uno más del montón. Adicionalmente, prefiero pasar de bajo perfil para mover las bases de la sociedad y cambiar la historia de la humanidad sin ser percibido. (Premisa número uno para evitar que conspiren contra un genio)

P: Se considera inteligente?
Es la única respuesta en la cual coincidiría un necio y un genio, responda que si pero con cierta modestia. Conviene aparentar bajo perfil, aunque en el fondo sabe que el coeficiente intelectual de los tres necios que lo entrevistan no suma al de un pollo con tosferina (ni que decir del suyo). Ellos no tienen idea de cuan importante puede ser para la humanidad el saber que la capital de Queensland es Brisbane.

P: Se aburre haciendo el mismo trabajo muchas veces?
El necio miente y dice que "en realidad no". Hipócrita infeliz!
El genio sabe que lo único que no le aburriría hacer muchas veces sería el convertir necios en genios o escribir en el cuaderno Gran Jefe.

P: Prefiere trabajar como miembro de un equipo o por usted solo?
El necio diría que trabajar en equipo es uno de los elementos más importante en una carrera y una vida exitosa.
Al genio le importa un pepino lo que el necio define como una carrera y una vida exitosa! Si quiere dejar de ser necio debe responder: Con los únicos que me permito trabajar en equipo es con mis hermanos genios, iría en contra de mi ideología degradarme y rebajarme al nivel del necio. Podría ocasionarme un síncope estar expuesto a un nivel tan alto de estupidez por volumen neurológico por jornada! Y perder un genio? Jamás!

P: Cual es la razón de su éxito?
El necio dice que siempre da el 100% y demás soeces.
Yo, el genio, respondo que el simple hecho de ser un genio es la razón de mi éxito.

P: Le gusta trabajar con gente?
El idiota diría que sin duda alguna. Servil!
Hace falta volver a poner de manifiesto el peligro que representa esa masa indefinida mal llamada "gente" para un genio?

P: Se ausenta con frecuencia del trabajo?
No! jamás! Respondería la "gente".
Diga que sí! Y la razón es bien sabida! Su único objetivo en trabajar es estudiar a los necios a manera de promover los cambios necesarios para su proyecto global. Tiene que conocer al enemigo, pero en múltiples oportunidades excusarse escudandose en las enfermedades para planear el próximo ataque a su enemigo principal, esa peste llamada rutina, instaurada por los necios.

P: Como se interesa en sus compañeros de trabajo?
Escuchandolos, comprendiendolos y todas esas formalidades NO es la respuesta.
Un genio se interesa por los necios tratando de sembrarles la semilla del saber y la duda. Tratando de que dejen de lado el lastre que representa ser un necio y hacerlos si bien no genios (imposible!) al menos aspirantes a respirar nuestro mismo aire.

P: Si pudiera ser otra persona quien sería?
Por favor no nombre a Donald Trump ni a Gustavo Cisneros! No!
Ademas de el quijote, mi persona, mis hermanos e Ignatius Reilly no me parece que tenga muchas opciones. Por el bien de lo poco que queda de humanidad por favor matese si lo primero que le vino a la mente fue Britney Spears! Es en serio! Hace falta oxígeno para otros (aunque pocos) cerebros pensantes.

P: Nombre tres libros que haya leído en el pasado?
El necio citaría los tres últimos bestsellers del tema de su entrevista.
Que hay de malo en citar la conjura de los necios y la metamorfosis de Kakfa? Si no se mató al pensar en Britney por favor hagalo si Vanidades fue lo último que leyó.

P:Con que frecuencia pierde su temperamento?
Dificilmente diría el necio promedio.
Por supuesto que pierdo el temperamento con mucha frecuencia! El principal signo de que estoy a punto de perder mi temperamento son las molestias estomacales. Mi cara cambia de color, comienzo a sudar hasta que no puedo evitar lanzar improperios -debidamente elucubrados para no parecer grosero- a cualquiera de los muchos necios con quienes me topo a diario.

P: No estaría usted mejor en otra compañia?
El hipócrita contesta que no! que esta compañia ofrece muchas oportunidades y retos.
Usted si quiere ser como nosotros digales que si! Que si hay mejores compañias pero que usted decidió hacerles el favor de honrarles con su presencia. Que gracias a usted tendrán el privilegio de contar con su sabiduría, talento y cordura. Si luego de pronunciar la palabra "cordura" ve gestos extraños en la cara de los necios, ni se inmute! Entienda que son necios!

P: Digame una historia.
Erase una vez un joven profesional que buscaba entrar a una compañia grande y talentosa para hacerse una carrera de por vida…
Por favor dejese de cursilerias y no sea tan necio! La verdadera historia reza: Erase una vez un genio que cansado de luchar contra los necios decidió utilizarlos como parte de su plan de erradicar la idiotez del mundo. Para esto decidió entrar a una de esas compañias mediocres con ínfulas de grandeza y socavar su estructura desde las entrañas. Era solo una parte de su plan maestro. Pero no les puede hablar de su plan maestro, cuenteles mejor sobre el simbolismo sexual del cuento de la caperucita roja.

Si antes de terminar la entrevista ve que llaman a seguridad, ignorelos y siga expresando sus ideas mientras llega el guardia. El segundo paso será encontrar otra compañia que le sirva a sus propósitos. Como medida final en caso de no lograr su cometido, no se preocupe, tendrá más tiempo de escribir en su cuaderno Gran Jefe. No se olvide que un genio nunca pierde.

Buena suerte, contamos con usted.

septiembre 23, 2005

Medios subnormales de transporte

Moverse implica rozar con los grasosos engranajes de esta viciada sociedad, signada por la ausencia de inteligencia y con una dinámica tan alucinante que de verdad he tenido que ayunar para no vomitar en plena calle. Hoy es uno de esos día cuando he debido abandonar mi improvisado bunker para indagar sobre el paradero de nuestra hermana Lucia, ya que es pieza clave del proyecto de rescate de la sociedad que mi hermano Cornelius y yo ya iniciamos con esta bella y elegante bitácora.

Al pararme a respirar el sucio aire de la ciudad, descubro sin sorpresa que el coeficiente intelectual de los conductores ha bajado notablemente desde mi ultima experiencia vehicular (traumática, por demás). Basta ver los movimientos anormales del tráfico y las cornetas por doquier llenando el aire con una criminal contaminación sónica. Por un momento temí que mi válvula estomacal fuera a cerrarse causandome un ataque fulminante. ¿Que sería de mi cuerpo alli en esa sucia acera? No, no permitiría que sus vestimentas y artículos personales fueran a dar en manos de cualquier vagabundo y que su cuerpo reposara en una sucia camilla de hospital. Asi que me recompuse y me permití calmarme un poco, escuchando mentalmente la Cabalgata de las Valquirias de Wagner.

Descarté de plano usar los vehiculos que el vulgo denomina "camioneticas" en su enfermiza manía de usar dimunutivos para todo en su mundo, como si hacerlos pequeños los hiciera menos amenazadores. Estos infiernos en cuatro ruedas despedían estupidez y una musica cadenciosa y perdida (sin una gota de moralidad) estallaba en decibeles a niveles insoportables. Los cuerpos se apretujaban en su propio y aceitoso sudor. Es dificil contener un desayuno en su santo lugar luego de presenciar aberraciones como esta. Descartadas por siempre.

Agito la mano (manera favorita y primitiva de llamarse la atención entre los subnormales y que debo asumir para mezclarme con éxito en su mundo) a un taxi que asomó por la esquina. Al abrir la puerta del pasajero, ví que su destartalada unidad era una amenaza bacteriológica para mi persona.

- ¿Ud acaso no limpia esta unidad nunca? ¿No sabe que puedo denunciarlo al Ministerio de Sanidad por ser una amenaza pública de epidemia?
- ¿Quiere la carrerita o no gordito?

¿Cómo puede uno entablar un diálogo con un ser que con su existencia insulta a la evolución? Lo escuche vociferar acerca de una puerta abierta, pero dejé atrás a tan peligroso sujeto lo más rápido que pude. Seguro querría matarme por no requerir de sus servicios y luego arrojaria mi cuerpo al río. Mi padre no admitiría un final como ese.

Me di cuenta que caminar no podía ser tan malo... hasta que me tope con la tribu del demonio de esta centuria: los buhoneros. Pero eso es cuento para otro día, este joven salvador de la sociedad moderna debe despedirse para encontrar a su hermana.

septiembre 21, 2005

El mundo es nuestro

Me aclaman bajo el nombre de Cornelius Reilly. Mi bien amado creador ha de haber tomado el nombre del planeta de los Simios. Sumido en la miseria, la desesperación y agobiado por una conspiración de necios decidió hacer de mi su experimento. Tal vez creyó que sería otro simio más como ustedes -miembros de ese ente amorfo que llaman humanidad- pero terminé resultando una de sus obras maestras. El hermano Gregorio tenía razón después de todo con esto de los genes recesivos y dominantes, la genética terminó imponiendose y afortunadamente no resulté un lemúrido más.

Salgo desde esta, mi guarida, predicando la salvación de sus intelectos... Los necios son como las pulgas, pululan por doquier pero en vez de peste negra solo expanden ignorancia y necedad. No lograran su objetivo! A menudo me mortifican, pero bajo ninguna circunstancia dejaremos este mundo a su merced, por algo llevamos la sangre del sabio y su legado será siempre la estrella de nuestra torturada existencia.

O corren o ascienden un árbol porque por más que sigan conspirando: El mundo es nuestro!

Cuento con ustedes (necios) para mi tesis que pretende demostrar que si bien la especie humana fisiológicamente evolucionó, aun desde el punto de vista intelectual y social sigue los parámetros del homo erectus.

septiembre 14, 2005

Prueba (si, solo eso)

Espero que ninguno de los subnormales que suelen frecuentar este medio viciado y dantesco llamado BLOG cometa la estupidez de leer en serio este primer post, que si bien contiene una redacción absolutamente pulcra, no pretende dictar ni introducir la cruzada ideológica y de salvamento de la humanidad que mis hermanos y yo nos hemos planteado con esta pagana herramienta tecnológica. Aunque enorme, este gran sacrificio que pone en la cuerda floja nuestras profundas convicciones morales, redundará en gloria para nuestro proyecto global. Reposarán sobre nuestras nobles cabezas las merecidas coronas de laureles reservadas por los dioses para los humanos que florecen a través del fango que los rodea.

Bueno, este amigo joven trabajador se despide por el momento, tengo mucho que escribir en mi cuaderno Gran Jefe y comenzar a introducir a mis hermanos en este apoteósico reto. Ya el olor a vulgo esta llenando mis delicadas fosas nasales y tendré que abandonar este antro cuyo dueño pretende llamar cybercafe, en una ofensa intolerable a nuestro hermoso lenguaje.